Galería-taller Ricardo Alario

Exposición sexo en Navidad

(Una historia de siglos atrás)

Del 11 de diciembre de 2020 al 26 de febrero de 2021

Exposición Sexo en Navidad

Sexo, (es un término que siempre ha causado inquietud en el seno de la iglesia católica), y Navidad, son dos palabras que en la cultura occidental no casan muy bien. En una fecha de celebración espiritual religiosa, lo mundano del sexo, entendido éste en la más absoluta actualidad, no está muy aceptado en el seno de la iglesia católica. Esto no quiere decir que no se practique. Algunas estadísticas nos dicen que en realidad en Navidad se practica más sexo. En un estudio liderado por Joana Gonçalves-Sá y Luís Rocha, realizados por la Universidad de Indiana y el instituto Gulbenkian de Ciencia en Portugal dieron como resultado que en el mes de septiembre el número de nacimiento había aumentado considerablemente. En los humanos no son los ciclos reproductivos los que se corresponden con la estacionalidad, sino que las fiestas culturales o religiosas predisponen a un buen ambiente colectivo que invita a la práctica del sexo. Claro, estos nacimientos pueden considerarse en un buen porcentaje como el sexo practicado dentro de los cánones más ortodoxos para la reproducción de la especie. Tampoco podemos cuantificar la práctica sexual por puro placer en todo el abanico de relaciones que libremente se disfruta afortunadamente en la actualidad.

Vivimos en una sociedad que está ordenada en ciclos de festejos religiosos, políticos y estacionales. La religión, en nuestro caso la religión católica, viene determinando nuestro ritmo vivencial, seamos creyentes o no, seamos practicantes o no. La inercia colectiva nos arrastra a todos, sea usted ateo, agnóstico, simplemente creyente o creyente practicante. El ambiente nos empuja al disfrute, sobre todo en una cultura vinícola, donde el vino está presente en cualquier festejo, sea religioso o lúdico.

No deja de ser contradictorio que, en la celebración del nacimiento de Jesús de Nazaret, se practique más sexo, cuando no sabemos si él fue concebido sin su práctica. Jesús, concebido por obra del Espíritu Santo como se relata en Mateo y Lucas.

Según el Evangelio de Lucas (Lc 1:26-37):

“Al sexto mes envió Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David” “…vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande, se le llamará Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David…”

Según este acontecimiento les libraría a la Virgen María y a Jesús de Nazaret del pecado original. Hay también que destacar que el ángel Gabriel era un gran trabajador ya en el Antiguo Testamento y lo mantenía Dios muy ocupado también en el Nuevo Testamento, Sirvió a Moisés y en el Corán durante el siglo VI se ocuparía de enseñar a leer a (Mohammed), Mahoma, siendo esa fecha de revelación en el mundo musulmán: lAYLAT AL GADIR.

Todo lo anterior expuesto por Lucas nos lleva a plantearnos varias cuestiones. Si nos pusiéramos de acuerdo en conceptuar qué es el ser humano, cuáles son las características que le definen. ¿Podemos incluir a Jesús de Nazareth cómo humano? En la publicación de Enrique Baca, Breviario del animal humano, nos define como un todo que se compone de dos partes fundamentales, la genética, que es la que determina la especie y las características propias de cada individuo, unido a las circunstancias ambientales. En el caso de Jesús, ¿podemos afirmar que no pertenecía al género humano, ya que su genética no provenía en una de las partes de un ser humano, sino de un Dios? ¿Podemos aducir que era un Semi-Dios? Nunca lo sabremos ya que no contamos con ADN alguno. Tampoco podemos asegurar que Jesús fuera el mayor de una serie de hermanos y hermanas que en algún texto se hace referencia, ya que a pesar de haberse descubierto un osario en Jerusalén con la inscripción «Jacob, hijo de José y hermano de Jesús», estas no son pruebas concluyentes.

Otra cuestión, ¿Es la primera gestación subrogada de la historia de la humanidad? Hoy por hoy la ciencia no tiene certezas de qué ocurre en estos casos de vientre de alquiler, ya que, siendo dos informaciones genéticas, una del padre y otra de la madre, el feto interactúa con una tercera

información genética, la del vientre de alquiler. Imaginémonos qué pasaría con una genética diferente a la humana, en el caso de que el padre biológico de Jesús de Nazareth fuera el propio Dios.

Hace ya muchos años, aunque nuestra generación lo ha conocido en vida; aquellos años en los que, durante la celebración de la Semana Santa, se cerraban los cines y toda posibilidad de diversión quedaba clausurada. Películas religiosas en blanco y negro emitidas por la televisión mostraban una interpretación de los evangelios. Las versiones modernas, salvo pocas excepciones, siguen manteniendo el mismo argumento, repitiendo los mismos clichés que la cristiandad ha defendido desde siempre.

Otra cuestión que debemos reseñar era el choque cultural en la ocupación del Imperio Romano en los territorios hebreos en la época de Jesús de Nazareth. Haciendo referencia al texto de la crítica de García de Quevedos: Cosas de familia en referencia a mi exposición: Diálogos con la muerte, conversaciones de vida. “… Sitúense en los territorios judíos ocupados por el imperio de Roma en el siglo I de nuestra era. Un choque de culturas y costumbres brutales, para los romanos los judíos eran poco más que salvajes y primitivos y para los judíos los romanos, un pueblo degenerado y despiadado a la vez. Roma tenía una gran cantidad de soldados, funcionarios, comerciantes y políticos en territorio de Israel. En esa época era costumbre en Roma el casamiento entre personas del mismo sexo estaba permitida la homosexualidad. En la República Romana (509 a.c, al año 27 a.c,) estaba penada la homosexualidad, posteriormente se permitía su práctica con los esclavos mientras el romano no fuera penetrado y en los años de Cristo, Suetonio y Tácito constatan la generalidad de esa práctica. Nerón fue el primer emperador romano que se casó con otro hombre, un joven eunuco de palacio llamado Esporo, incluso Suetonio en su obra: La vida de los doce césares, recrimina a Claudio por no tener ningún amante masculino. ¿Pero qué decía la Torá sobre este aspecto?: La Torá prohíbe expresamente dar expresión física a deseos homosexuales, tanto de índole masculina como femenina. Lo considera una abominación (Levítico 18:22). ¿Se imaginan las situaciones, los malos entendidos, las voluntades forzadas, las humillaciones?

La exposición está compuesta de dibujos, grabados, serigrafías, acuarelas, óleos y diapositivas. Las obras presentadas pertenecen a diferentes años de realización, siendo la más antigua del año 1984 hasta la década de los primeros años del 2000.

 

Panorámica de la sala – Exposición Sexo en Navidad.
Panorámica de la sala – Exposición Sexo en Navidad.
Panorámica de la sala – Exposición Sexo en Navidad.
Exposición en Marbella arte contemporáneo Sexo en Navidad
Panorámica de la sala – Exposición Sexo en Navidad.
Panorámica de la sala – Exposición Sexo en Navidad.
Panorámica de la sala – Exposición Sexo en Navidad.
Panorámica de la sala – Exposición Sexo en Navidad.
Sanguina sobre papel
Sanguina sobre papel
Pastel sobre papel
Pastel sobre papel